Monthly Archives: febrero 2010

  • 2
al-otro-lado-del-espejo

AL OTRO LADO DEL ESPEJO

      Hasta hace apenas 30 años, los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), Anorexia y Bulimia nerviosa (hoy archiconocidos) eran unos desconocidos tanto para profesionales de la salud, investigadores, y por supuesto, la población general.
 

      Una sociedad de consumo, el culto al cuerpo, la delgadez entendida como éxito unida a una adolescencia con baja autoestima, bajo autoconcepto, junto a factores de vulnerabilidad psicológica, forman un caldo de cultivo al que si añadimos  como detonante  la dieta restrictiva, podemos obtener un 6,3% de TCA en población general.

      Los TCA son multifactoriales: personales, familiares, sociales, psicológicos, biológicos; es decir, se trata de unos trastornos que afectan a nivel biopsicosocial, de ahí su interés sociosanitario y su intervención multidisciplinar; a saber: médicos, psiquiatras, psicólogos, nutricionistas, enfermeras.
 
      Anorexia (AN) y Bulimia (BN) son trastornos en el comportamiento alimentario que se caracterizan por un miedo intenso a engordar, baja autoestima, distorsión de la imagen corporal e insatisfacción de la misma.
      La diferencia entre ambos trastornos radica en el bajo peso de la AN y en el normopeso de la BN. La primera se caracteriza por la restricción de la dieta, y la segunda, por la falta de control acerca de la misma con la consiguiente purga.
      Aparte de los TCA más conocidos como son la AN y BN, existen otros como son el Trastorno de Sobreingesta, y los No Específicos, que cumplen parte de los criterios diagnósticos de dichos trastornos pero no llegan a un patrón puro. Ello no quiere decir en ningún caso que no requieran de intervención. 
       En la mayoría de los casos los TCA concurren con ansiedad, estado de ánimo deprimido, aislamiento social, y en algunas ocasiones con trastornos de personalidad.
 
      En la actualidad la padecen un 95% de mujeres frente al 5% de varones, y dentro de la población general en edades comprendidas entre los 12 y los 18 un 6,3%. Ello no quiere decir que no encontremos en la clínica casos en edades inferiores a los 12 años y muy superiores en torno a los 30, con lo que observamos una ampliación del abanico de edad.
   
      Otro aspecto a destacar es la nueva forma que tienen de comunicarse nuestros adolescentes  y nuestros jóvenes: Internet. Internet es una fantástica herramienta de búsqueda de información cuando quien dispone de ella hace un uso adecuado de la misma; su mal uso, en este caso, a través de páginas donde se difunden métodos inadecuados de control de peso, donde se hace apología de la AN y BN, cumplen una labor de difusión, mantenimiento y apoyo de la misma, con los riesgos para la salud y  la vida suponen dichos trastornos.
      Para finalizar, quisiera señalar que esos son datos, en algunos casos porcentajes, en otros características, pero no hay que olvidar que detrás de cada uno de ellos hay una persona que sufre, que se siente sola, que siente angustia, que tiene miedo, que necesita ayuda, que está al otro lado del espejo. Y hay que estar atentos: es muy fácil pasar de un lado a otro del espejo.

      La ADABE ofrece ayuda a las personas afectadas y sus familiares.  
      No están solas. Podemos ayudarles.

NOELIA LINDE VÁZQUEZ – Psicóloga de ADABE