Monthly Archives: febrero 2011

  • 0
IQUA-ACAB

Informe anual sobre la difusión y proliferación de contenidos de apología de la anorexia y la bulimia en la red (2010)


El pasado 15 de Febrero fue presentado el Informe anual sobre la difusión y proliferación de contenidos de apología de la anorexia y la bulimia en la red (2010) realizado por la Agencia de Calidad de Internet (IQUA) en colaboración con la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB), que analiza el aumento de contenidos nocivos en internet vinculados a estos graves trastornos alimentarios, así como su impacto en la salud física y mental de nuestros menores, a la vez que facilita recomendaciones para prevenir los TCA.

De izquierda a derecha, Pont, Carretero, Fernández y Rodríguez (Fuente: www.iqua.cat)
Como publicamos en un antiguo post sobre los inconvenientes de la red, Internet se ha proclamado como la gran vía de comunicación. Es  una herramienta al alcance la mayoría de la población, que ofrece la posibilidad de acceder a un canal ilimitado de información.
El Informe publicado se centra en la información nociva y perjudicial en ciertos espacios de la red que promueven la anorexia y la bulimia como un estilo de vida y no tratándolas como lo que realmente son: una enfermedad.
Los afectados que se encuentran en la fase inicial del trastorno, justamente cuando son más vulnerables, (suelen ser sobretodo chicos y chicas jóvenes y menores),  buscan “comprensión y refugio” a través de estos espacios que se convierten en comunidades de usuarios aquejados por estas enfermedades donde se intercambian trucos para perder peso, para engañar y disimular ante familiares y amigos, incluso cómo conseguir drogas o medicamentos sin receta para adelgazar, tratamientos y casigos que consisten en auto infligirse dolor “self injury“. 
Queda claro que estos contenidos son altamente perjudiciales para la salud y que suponen un alto riesgo para la misma.
Actualmente, los lugares donde podemos encontrar este tipo de contenidos no se limitan a lo que tradicionalmente se entiende como página web, sino que podemos encontrar contenidos nocivos en chats, foros, blogs, redes sociales, Messenger … 
IQUA ha detectado que la mayoría de espacios con contenidos relativos a la apología de la anorexia y la bulimia se incluyen en webs personales y blogs. Podemos encontrar algunos que están planteados como diarios personales y los hay que publican contenidos sobre el tema y fomentan la participación de otros usuarios/as. Cabe destacar que se trata de plataformas gestionadas por entidades tan populares e importantes como Google o Hispavista que, a nuestro entender, deben asumir cierto grado de responsabilidad y realizar las acciones pertinentes para no ofrecer cobertura a estos contenidos, adoptando medidas que sean eficientes y que impidan la publicación.

El boom de las redes sociales ha sido otro de los detonantes de la proliferación de todo tipo de contenidos (a veces, nocivos), dando espacios donde se fomenta el debate entre usuarios en contra y a favor de estos trastornos, y donde se crean comunidades que facilitan el contacto entre chicos y chicas afectados.
Esto sin control es un peligro aún mayor, sumado a que estas redes no permiten el registro de menores de 15 años en España y 14 años en el resto del mundo, pero todavía no hay las medidas que lo garanticen. Ejemplos encontramos en prácticamente todas las redes sociales: Facebook, Twitter, Hi5, Tuenti

En la batería de posibles espacios donde encontramos contenidos nocivos también están los llamados chats y mensajería instantánea. Estos se han convertido en herramientas complejas de muy difícil rastreo, ya que no dejan constancia clara y evidente en la red, como sí sucede con los otros espacios descritos. 
Por lo tanto, chats y mensajería instantánea son dos potentes instrumentos de los que disponen las personas enfermas que dinamizan estas comunidades de apología de la bulimia y la anorexia para organizarse de manera aún más rápida y eficaz.
El último espacio analizado en este informe, son los buscadores. A la hora de buscar información en Internet la puerta de entrada son ellos y el más extendido es Google, con más de un 80% de los usuarios. Las opciones de filtrado en los buscadores quedan bastante escondidas y deberían potenciarse. Si se mejoraran sus prestaciones, sería la principal vía de bloqueo a este tipo de contenidos. En el caso de Yahoo se accede a estas opciones a través de la opción “Más” de la parte superior, mientras que en Google se hace mediante la opción “Configuración de búsqueda”.

Sería positivo que los grandes buscadores, y con el ánimo de invertir la tendencia en el posicionamiento de los resultados, miraran de indexar, en primer lugar en las búsquedas relacionadas con “Bulimia y Anorexia” páginas claramente “anti”, aportando contenidos que trataran el tema con el rigor necesario.
Para lograr esto, hay que apoyar iniciativas como la de “Posiciona contra la anorexia”, que ya está dando sus frutos y podemos encontrar en las primeras posiciones de indexación muchos de sus resultados gancho, que redireccionan a páginas “anti”.
A la hora de buscar posibles soluciones a la proliferación de espacios en la red donde encontramos contenidos nocivos de apología a la bulimia y la anorexia, hace falta una actuación conjunta y decidida de todos los agentes implicados.

Los problemas se pueden resumir en dos grandes bloques sobre los que actuar:

     – La ausencia de decisiones políticas sólidas y consensuadas al respecto que regulen legalmente este tipo de situaciones.

     – La falta de compromiso por parte de los proveedores, que dan cabida a estos contenidos y debido a su
tolerancia se convierten en una plataforma que protege la creación de más páginas de este tipo.
El objetivo de este Informe es ejercer la presión necesaria a los estamentos y entidades implicadas para que promuevan una solución consensuada a estos dos grandes puntos descritos anteriormente. 
Hay que ser consciente de que Internet es un sector dinámico y cambiante y, por tanto, hay que crear una OBSERVATORIO donde todos los actores estén representados. Este organismo podría ser el encargado de hacer de cadena de transmisión entre usuarios, red, marco legal, plataformas y administración, ya que en su
composición interna serían todos.

A pesar del vacío legislativo que hay actualmente sobre los malos usos en la red, ACAB nos dice que existe una vía siempre imprescindible para el aprendizaje y el aprovechamiento de las posibilidades que nos ofrecen hoy las nuevas tecnologías: se trata de la educación sobre su uso en edades ya muy tempranas.

El papel de las familias puede resultar clave en la prevención de estas enfermedades, especialmente, delante de riesgos potenciales como puede suponer internet, con la existencia de páginas que hacen apología de la anorexia y la bulimia nerviosas. Estas páginas web han estado creadas por personas enfermas que su único objetivo es adelgazarse y lo hacen su estilo de vida. Hemos de recordar que la anorexia y bulimia nerviosas son enfermedades mentales potencialmente muy peligrosas y pueden desembocar en consecuencias irreversibles. 
Actualmente no existe ninguna regulación legal entorno a estos contenidos y a este tipo de páginas. No obstante, las familias pueden actuar para prevenir el seguimiento de este tipo de páginas que promueven los trastornos de conducta alimenticia. A continuación se presentan algunas pautas que pueden resultar útiles a las familias:
  • Enseñar a los hijos e hijas que internet es una herramienta muy útil pero que también puede ofrecer información peligrosa.
  • Enseñar que nunca han de dar información ni datos personales (tel., dirección, fotos…) especialmente en espacios públicos.
  • La edad mínima para acceder a redes sociales (facebook, twiter…) es a partir de los 14 años y los menores de edad únicamente habrían de relacionarse con otros menores.
  • Intentar situar el ordenador en un lugar común de la casa por tal de evitar que los hijos o hijas se cierren en su habitación sin saber que hacen ni controlar el tiempo que hace que están conectados.
  • El uso de filtros nos puede ayudar a controlar el contenido, pero no es fiable 100%.
  • A través de buscadores de internet, podéis localizar filtros de seguridad de contenidos de páginas web.
  • Consultar el historial del ordenador: permite conocer a que paginas se ha conectado.
  • Si las familias quieren consultar páginas web para tener más información sobre estas enfermedades, sería necesario asegurarse de la fuente, de los especialistas que hay detrás para tener la certeza de que estamos delante de unos contenidos fiables.

Fuentes: 
 – La Agencia de Calidad de Internet (IQUA) www.iqua.cat 
– Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB) www.acab.org
– Apología a la anorexia y Bulimia en la red (Analisis 2010) por IQUA (.pdf)