Monthly Archives: julio 2012

  • 0
alto_precio_tca

El alto precio de los trastornos alimentarios

El alto precio de los trastornos alimentarios

El tratamiento de un trastorno de la alimentación tiene un alto coste financiero, y pesar de la creciente tasa de diagnóstico, la atención médica para esta enfermedad no parece ser asequible. Sin embargo, cuando el tratamiento se omite debido a la falta de accesibilidad, las consecuencias pueden ser mortales.

    Infografía: El alto precio de los trastornos alimentarios

  • Hay alrededor de 8 millones de estadounidenses con trastornos de la alimentación
    ,
  • De entre los cuales 7 millones son mujeres. Además el 95% de esas personas se encuentran entre las edades de 12 y 25 años.

Entre los adolescentes: la anorexia es la tercera enfermedad crónica más común.

  • Causa más muertes que cualquier otra enfermedad entre las niñas de 15 a 24 años.
Desde 1996, las hospitalizaciones por trastornos de la alimentación han crecido un 119% entre los niños menores de 12 años. 
Cuando hay un historial familiar de trastornos de la alimentación, los niños tienen más probabilidades de desarrollar uno.
Por ello el tratamiento preventivo de la conducta alimentaria es esencial.

  • Cuando un trastorno de la alimentación avanza, los riesgos y los costos crecen rápidamente. 

La recuperación del paciente toma un promedio de 3-6 meses de tratamiento.

  • El precio puede desalentar el tratamiento.

De ahí que sólo 5 de cada 50 personas con trastornos de la alimentación buscan ayuda.

Y cuatro de ellos no reciben la cantidad total del tratamiento necesario.
De entre estas cifras, se deduce que sólo un 30% de los pacientes con trastornos alimentarios en tratamiento se recuperan.

  • Los trastornos alimentarios tienen la mayor tasa de mortalidad de cualquier enfermedad mental.

1 de cada 5 personas con un trastorno alimentario morirán prematuramente como consecuencia de ello.
A pesar del alto coste que supone el tratamiento de los trastornos de la alimentación, el dinero gastado en la investigación anual de la enfermedad está alrededor de 1 dolar por cada persona con anorexia.
Un tratamiento del trastorno de la alimentación asequible es esencial para un futuro brillante del paciente.

  • La búsqueda de ayuda temprana para un niño es la mejor defensa.
Esté atento a comportamientos como:
– la negativa a comer con o delante de los demás.
– ataques de comer en exceso
– obsesiones con el peso, las calorías, o la imagen corporal.

Y siempre, siga sus instintos:

La captura temprana de un trastorno de la alimentación puede salvar la vida a un niño.


  • 0
firma_convenio_Fundacion_Pascual_Ros_2012

La Fundación Pascual Ros Aguilar colabora en dar apoyo psicológico y nutricional a los TCA

Category : Colaboraciones , Noticias

Presidente de ADABE, con directivos de la Fundación Pascual Ros Aguilar
Fuente: www.elperiodic.com
Un año más la Fundación Pascual Ros Aguilar abre sus puertas a ADABE para colaborar y llevar a cabo nuestros objetivos.
El pasado miércoles 25 de Julio se firmó el convenio de colaboración que permitirá poner en marcha un proyecto que facilitará el acceso a tratamientos psicológicos y nutricionales para personas afectadas por un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) y a sus familiares.

La firma se ha llevado a cabo en el Edificio MTNG Experience, en la que han estado presentes los presidentes de ambos entes, Sergio Ros y Francisco Cerezo, así como Jesús Rodes y Nuria Ros, director y secretaria de la Fundación Pascual Ros Aguilar.

El proyecto estará dirigido por profesionales de psicología y nutrición, colaboradores de la Asociación, cumpliendo de esta manera con la atención terapeútica multidisciplinar que demanda este tipo de trastornos.

Se orientará a los afectados hacia una alimentación variada y equilibrada, educando los hábitos alimentarios mediante las herramientas adecuadas para superar la enfermedad, tanto para la persona afectada como para familiares.

Los objetivos principales de este programa serán principalmente: 

  • desarrollar actitudes realistas acerca de la imagen corporal y el peso,
  • reducir el descontrol en la ingesta, vómitos y abusos de laxantes,
  • mejorar la autoestima, la aceptación de uno mismo,
  • afrontar la ansiedad y funcionamiento social.