La solución para un Trastorno Alimentario: PREVENCIÓN

  • 2
ADABE_en_II_Jornadas_sobre_TCA_Rojales

La solución para un Trastorno Alimentario: PREVENCIÓN

Beatriz Vives, nutricionista de ADABE, en las II Jornadas Multidisciplinares sobre TCA
Beatriz Vives, nutricionista de ADABE, en las II Jornadas Multidisciplinares sobre Trastornos de la Conducta Alimentaria/ Inma González.
Beatriz Vives, nutricionista de la Asociación de Anorexia y Bulimia de Elche, participó como ponente en nombre de ADABE en las “II Jornadas Multidisciplinares sobre Trastornos de la Conducta Alimentaria” que organizó la Asociación Praxis Vega Baja junto a otros organismos de Rojales los días 26 y 27 de abril.
Su ponencia se centró en la  prevención de la obesidad infantil a través de un programa sobre una nutrición equilibrada en el que, también, desmintió ciertas creencias erróneas sobre la alimentación.

“Te voy a castigar sin postre”.

Cuántos padres habrán utilizado esta frase para conseguir que sus hijos se terminen el plato de comida que tienen sobre la mesa y, por tanto, cuántos niños habrán terminado de comer estando saciados. 
Esta es una de las creencias erróneas que, sin ser conscientes de ello, muchas familias ponen en práctica para que sus hijos gocen de una buena alimentación.
Durante el desarrollo, la etapa de la infancia es la más importante para gozar de una alimentación equilibrada y evitar la aparición de un Trastorno de la Conducta Alimentaria. Esto se consigue adaptando la alimentación a cada etapa del desarrollo. 
Cuando un niño se encuentra en la etapa de entre los 2 y 3 años, el crecimiento es más lento y, por tanto, el desgaste calórico menor. Si en estos momentos, se fuerza a comer al niño, se puede estar fomentando una obesidad sin ser conscientes de ello.  
“Nunca hay que utilizar alimentos como recompensa o castigo o estaremos propiciando un TCA”, aclaró Vives.

No obstante, y sin voz de alarma, la etapa más crítica del desarrollo a nivel físico y emocional, es la de los 7-12 años, donde los cambios hormonales comienzan a reflejarse en el físico con un aumento anual de entre 4 y 4,5 Kilogramos.

“Es importante conocer cómo hay que alimentarse desde la infancia puesto que los hábitos de alimentación comienzan en la etapa escolar y hay una tendencia a la americanización”.

Así de convincente se mostró Beatriz Vives para concienciar de que cualquier TCA, en la mayoría de los casos, puede prevenirse si se actúa correctamente.

La nutricionista matizó que la obesidad es un trastorno alimentario igual de grave que la anorexia o la bulimia. 
Por ello, ADABE pone a disposición de padres e hijos talleres sobre alimentación donde se aportan consejos útiles como la importancia de “desayunar en familia y dedicarle tiempo a la primera comida del día”; una escuela de padres donde informar y atender a familias con algún caso de TCA y diversas actividades terapéuticas como el Reiki.

2 Comments

Anónimo

18/09/2012 at 12:29 am

ai cura entonces

    ADABE

    18/09/2012 at 7:00 pm

    Por supuesto que hay cura, ¡de esto sí se sale! 🙂

Leave a Reply