• 0
en la red

Páginas PRO-ANA y PRO-MIA: enemigas en la red

Como ya es sabido, los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) se consideran enfermedades multicausales, en las que intervienen en su curso y aparición factores biológicos, psicológicos y sociales.
Sin embargo, la comunidad médica sí comparte la idea de que la persona con TCA “no nace”, “se hace”. Por lo que los factores que la desatan, promueven y refuerzan son principalmente ambientales y del entorno: la presión social, los medios de comunicación, la moda, los nuevos cánones de belleza, el éxito… Internet …

“Read More”

  • 0
carta social europea derechos sociales

Charla sobre la Carta Social Europea

Este pasado sábado 25 de febrero hemos asistido a una charla convocada por el Ayuntamiento de Elche sobre la Carta Social Europea, en el Centro de Congresos.

La charla contó como ponente a Daría Terrádez Salom, Directora General de Relaciones con la Unión Europea.
Allí se explicó que la Carta contiene una serie de derechos sociales que los firmantes deben cumplir de forma obligada una vez la han ratificado.Charla-sobre-la-Carta-Social-Europea-1

Los derechos sociales de los que habla la Carta Europea son 31, entre los que destacan: el derecho a la vivienda, a la salud, a la educación, al trabajo, a la protección jurídica-social, el derecho de movimiento de las personas y el derecho de la no discriminación.

En España aún no se ha ratificado la Carta, que fue efectuada en 1996.
Su ratificación supondría que el Estado estaría obligado a poner los medios necesarios para su cumplimiento.

Se nos recordó la gran importancia de actuación por parte de las ASOCIACIONES mediante denuncia y peticiones en defensa de nuestros derechos sociales.

Charla-sobre-la-Carta-Social-Europea-2

Fuentes:
Charla de participación con Daria Terrádez-Ayuntamiento de Elche.
Noticia en Facebook del Ayuntamiento de Elche
Xarrada carta social Europea drets socials-Diario Información.

  • 0
laxantes-y-diureticos

Diuréticos y Laxantes, no son productos adelgazantes.

En muchas ocasiones, podemos ver cómo personas con trastornos alimentarios utilizan y abusan de algunos fármacos con el objetivo de conseguir la ansiada pérdida de peso. Este tipo de productos o fármacos “adelgazantes” son los llamados diuréticos y laxantes.
Los diuréticos y laxantes son fármacos que, debidamente prescritos por un profesional médico, pueden ser herramientas útiles y necesarias ante determinadas patologías. Sin embargo, como todos los fármacos, pueden tener efectos secundarios indeseados que, en caso de un uso no controlado o indicado por el médico, pueden dar lugar a problemas muy graves para la salud.

“Read More”

  • 0
pregorexia

Pregorexia, el gran desconocido de los Trastornos Alimentarios

En la actualidad, cada vez es mayor la conciencia de los trastornos de la conducta alimentaria entre la población, siendo los más comunes la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.
Sin embargo, comienzan a surgir otro tipo de trastornos relacionados con la alimentación que, a pesar de no encontrarse categorizados en los manuales diagnósticos DSM-V y CIE-10, hoy en día comienzan a hacerse eco entre la población. Ejemplos de ello son la vigorexia, la ortorexia o la pregorexia.

“Read More”

  • 0
autoestima

Qué debemos saber acerca de la autoestima

Category : Psicología

Cada caso de TCA es único y con características individuales propias, sin embargo, en la mayoría de ellos encontramos un mismo problema de base: una baja autoestima. Alrededor de este término existen numerosas dudas e inquietudes, sobre todo por parte de los padres, a la hora de conocer qué se entiende por una buena autoestima y qué debemos hacer para potenciarla.

“Read More”

  • 0
familia-comiendo

Los padres ante un TCA

Como es sabido, los trastornos de la alimentación son de etiología múltiple, en la cual intervienen diversos factores que propician la aparición de la enfermedad. Estos factores pueden ser de tipo biológico-genéticos, socioculturales y psicológicos e individuales de cada persona. Sin embargo es inevitable el sentimiento de culpabilidad, para los padres ante un TCA.

Es totalmente incorrecto afirmar que las familias son la causa de un trastorno alimentario. No obstante, se deben tener en cuenta ciertas características familiares, junto con otros factores individuales y externos de la persona, como hemos comentado, que pueden predisponer a sufrir este tipo de trastorno.

Ciertos factores de riesgo familiares son: el modelo de dinámica familiar (tenso, distante, poco afectuoso, sobreprotector o con poca comunicación), altas expectativas familiares, cambios de roles familiares, preocupación excesiva por el peso y las dietas por parte de los progenitores, obesidad de algún miembro de la familia…

Para el tratamiento de estas enfermedades es indispensable contar con la colaboración de la familia. El camino que conduce a comprender esta enfermedad es siempre largo y doloroso, y es necesario para poder ayudar a curarla.

Es totalmente incorrecto afirmar que las familias son la causa de un trastorno alimentario.

Los llamados grupos para padres ayudan a la familia de los pacientes a comprender la enfermedad, gracias a compartir sus experiencias con otras personas con la misma situación y ante un profesional.
El objetivo básico de estos grupos es formar a los padres para que sean elementos activos en el proceso terapéutico de sus hijos.

La prevención desde la familia y la compañía a lo largo del tratamiento es un pilar fundamental. Los padres deben prestar especial atención a la alimentación de sus hijos, valorarlos sin tener en cuenta su peso y reforzar su autoestima en ese y otros tantos aspectos; así como ayudarles a desarrollar un sentido crítico respecto a la delgadez y la obesidad.

familia-cocinandoPor Pressfoto – Freepik.com

 Cómo puede ayudar la familia

  • Es recomendable que la familia evite temas de conversación relacionados con la comida, el aspecto físico de la paciente o la salud de la misma. Son temas que se tratan en el grupo terapéutico o en sesión individual con el profesional.
  • Los padres son las personas que deciden los menús diarios, deben abstenerse a preguntar al paciente su opinión sobre este tema.
  • Intentar ignorar los comentarios o protestas del/la paciente respecto a cantidades o contenidos antes, durante y después de las comidas.
  • Procurar variar los menús, para ofrecer una mejor nutrición y evitar que pueda acogerse a determinados alimentos que pueda llegar a ritualizar.
  • Si existen diferencias de opinión entre los miembros de la familia (respecto al trastorno), discutirlos fuera de la presencia del paciente, o posponerlos para ser tratados en el grupo terapéutico.

La familia puede participar activamente en la modificación de las conductas problema de sus hijos y ayudarles a transformarlas por otras más deseables: ayudando a extinguir conductas, potenciando conductas deseadas mediante el refuerzo, el premio y la repetición, tranquilizar y acompañar a la paciente, transmitir seguridad y confianza, crear un clima de confianza familiar que facilite la comunicación entre sus miembros, hábitos de comida familiar como referencia para el/la paciente (alimentación variada, horarios de comidas, comer todos juntos…).

En el caso de que su hijo/a se resista a ser ayudado o niega el problema, es posible que aún no esté preparado para admitir que tiene un problema alimentario. No le ayudes a negarle con tu silencio. Habla de las cosas que observas y que te preocupan. No puedes obligarle a buscar ayuda, pero sí puedes indicarle a dónde puede dirigirse o llamar para pedir información. Puedes sugerir un análisis médico incluso. Es importante que no te pelees con él/ella por el tema de comida o el peso.

Recuerda que los trastornos alimenticios se centran en temas de control, y si se intenta controlar a la persona enferma, la enfermedad ganará. No se debe manipular a la persona con sobornos, recompensas, castigos o culpabilidad. El apoyo es la clave.

Los NO de los padres:

  • NO sentirse culpable. No hay padres perfectos, pero sí bien intencionados. No centrarse en las causas que lo originaron, lo pasado pasado es. Lo importante es saber lo que puedes aportar para ayudar a tu hijo/a.
  • NO permitir que la comida sea un arma.
  • NO permitir que preocupación por el problema reste atención a tu matrimonio, tus otros hijos o el resto de tu familia.
  • NO compadecer a tu hijo/a. Demuéstrale comprensión, pero no sobreprotejas. Necesita responsabilizarse de sus cambios y proceso.
  • NO intercambies roles con tu hijo/a.
  • NO dejarse manipular.
  • NO le acuses, condenes o reclames. No enfermó por gusto.

Los SÍ de los padres:

  • Demostrar a través de actos y palabras que se le quiere y se le respeta, pero asegurándose de que entienda que tu vida también es importante.
  • Darle la oportunidad de tomar responsabilidades en la medida que esté preparado/a.
  • Combatir el perfeccionismo.
  • Tratar de ser paciente y afrontar cada día como se presenta.
  • Reconocer y respetar sus ideas e ideales, aunque difieran de los tuyos.
  • Buscar apoyo en tu pareja o familia.
  • Los padres y familiares deben mostrarse unidos.