Páginas PRO-ANA y PRO-MIA: enemigas en la red

  • 0
en la red

Páginas PRO-ANA y PRO-MIA: enemigas en la red

Como ya es sabido, los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) se consideran enfermedades multicausales, en las que intervienen en su curso y aparición factores biológicos, psicológicos y sociales.
Sin embargo, la comunidad médica sí comparte la idea de que la persona con TCA “no nace”, “se hace”. Por lo que los factores que la desatan, promueven y refuerzan son principalmente ambientales y del entorno: la presión social, los medios de comunicación, la moda, los nuevos cánones de belleza, el éxito… Internet …

“Read More”

  • 2
WWW

Inconvenientes de Internet: WEBS PRO-ANOREXIA y PRO-BULIMIA

En los últimos años, Internet se ha proclamado como la gran vía de la comunicación, algo que resulta muy beneficioso a la hora de estar informado, ya que poseemos cantidad de datos en el momento y lugar que nosotros decidamos, pero contrariamente a esto también supone un riesgo.
Como todo en este mundo según con la intención con que se utilice cierto tipo de información resultará dañina o beneficiosa. En este sentido la información que podemos encontrar en la red sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria, es muy variada.
El incremento de páginas web fundadas por grupos pro-anorexia y pro-bulimia pone en alerta a expertos en salud mental y a padres.
Muchas de las páginas que fomentan los trastornos alimentarios, “pro-mia” (a favor de la bulimia) y “pro-ana” (simpatizantes de la anorexia), se esconden bajo el disfraz de “grupos de ayuda”. Podemos distinguir estas webs por las siguientes características:
  • suelen incluir una “declaración de intenciones” o “credo” de la anoréxica-bulímica (ej. creo en el autocontrol, creo en la perfección y me esfuerzo en alcanzarla).
  • suelen haber fotos de modelos y actrices literalmente “en los huesos” a las que consideran un ideal de belleza. También suelen incluir fotos de gente obesa acompañadas de comentarios ofensivos.
  • presentan recomendaciones para adelgazar y para esconder el trastorno a familiares y amigos.
  • enlaces a otros sitios “pro-ana” y “pro-mia”.
  • suelen centrar la web en el FORO, en el cual l@ usuari@s piden consejos, marcan objetivos de adelgazamiento, se alían con otras chicas y se animan mutuamente en su destructivo objetivo.
  • en ellas abundan competiciones para perder peso y felicitaciones por continuar “alimentando” la enfermedad.
  • consejos o “tips” como “Si tienes hambre cuenta hasta mil y antes de terminar te darás cuenta de que no vale la pena seguir metiendo grasa en el cuerpo”, “Prueba la comida y escúpela, repítelo cuantas veces necesites para calmar la ansiedad”.
  • entre ellas se hacen llamar princesas.
Un estudio (publicado en American Journal of Public Health y realizado en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins) constata que en la Red son frecuentes los sitios que promueven los TCA. Se llevó a cabo una revisión de 180 sitios que promovían los trastornos alimentarios y se demostró que alrededor del 91% de estos portales eran de acceso libre (aunque muchos advertían de que no querían “aficionados”) y alrededor del 79% tenía contenidos interactivos, como calculadoras de calorías y de índice de masa corporal.
Los jóvenes son los usuarios de mayor actividad en Internet, se estima que el 75% de ellos navegan a diario y lo suelen hacer, sobre todo, en redes sociales como Tuenti, Facebook o MySpace. En la red resulta fácil mantenerse en el anonimato y acceder a contenidos a espaldas de sus familiares. Por ello resultan ser los más vulnerables a padecer cualquier trastorno alimentario promovidos en ciertos portales.
Según una encuesta de la asociación Protégeles, un 17% de jóvenes ha visitado páginas pro-anorexia o pro-bulimia. En ellas se promueve la sensación de conexión con otras personas que padecen el mismo problema, de esta manera se sienten identificados con otros y les ayuda a perpetuar la mentalidad de “nosotros contra el resto del mundo”.

La prevención y la detección precoz son claves
Es fundamental la información en positivo y, sobre todo, hay que intentar desligar la idea de que la autoestima y el éxito social estén ligados al aspecto físico.
Desde el círculo de allegados hay que fomentar la crítica acerca de determinados cánones de belleza y la aceptación de las diferencias, además de ser conveniente que se siga una dieta equilibrada y que se promueva una actividad física moderada.

Fuente: www.consumer.es