Trastornos Alimentarios

  • 0
b%C3%A1scula

Trastornos Alimentarios

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Un trastorno alimentario es una enfermedad causada por la ansiedad y por una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico, relacionada con la alteración de los hábitos alimenticios comunes.
La persona que padece algún trastorno en su alimentación basa en la comida todos los pensamientos y actos que forman parte de su vida cotidiana, sintiéndose hiperdependiente de esa idea, con lo cual el alimento se convierte en el eje a partir del cual gira la vida y el mundo de relación de la persona que padece dicho trastorno.

Después de la obesidad, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa son los trastornos alimenticios más conocidos. Son más frecuentes durante la adolescencia aunque cada vez se dan más casos en adultos, igual pasa en el caso del género, estos problemas se empiezan a dar tambien en varones.
No olvidemos el trastorno por atracón, generalmente asociados a otros problemas, estrés, emocionales,de pareja, ect. Aunque la vigorexia (preocupacion obsesiva por el cuerpo se manifestada por un exceso del ejercicio físico) y la ortorexia (obsesión por consumir únicamente comida sana) se dan también en un alto grado parecen estar  más relacionados con un tipo de personalidad más exigente, muy autocrítico y con alta necesidad de control, que le da demasiada importancia al aspecto físico.

Estas conductas alimenticias, más allá de los síntomas que encierra cada uno en especial, son acompañados por un marcado aislamiento de la persona, excesivo cansancio, sueño, irritabilidad, agresión (sobretodo hacia personas conocidas y miembros de la familia), vergüenza, culpa y depresión, registrándose un trastorno en la identidad a partir de la nominación de la enfermedad.

Los factores que predisponen a padecer un trastorno alimentario son múltiples:

  • Psicológicos: Distorsión de la imagen corporal, depresión, trastornos de la ansiedad, problemas para controlar los impulsos. Trastornos de personalidad y comportamiento, compulsivos, auto-exigentes.
  • Biológicos: sustancias neuropsíquicas, como los péptidos endógenos (endorfina beta) y las neurohormonas reguladoras del metabolismo e ingesta (leptina, grelina, adiponectina, insulina, colecistoquinina).
  • Familiares: problemas de comunicación, familias con malos hábitos dietéticos, antecedentes familiares de trastornos de la alimentación, abusos.
  • Culturales: ideal de delgadez en la cultura y sociedad actual, realización de regímenes.

En cuánto a las áreas básicas de intervención de esta clase de trastornos del comportamiento alimentario, hay que intervenir sobre las manifestaciones a nivel fisiológico, cognitivo (interpretaciones irracionales y negativas que la persona realiza sobre ella misma, su problema y su entorno) y comportamental (evitación y afrontamiento incorrecto de situaciones). Se pueden resumir de la siguiente forma:

  •     El área somática, con los objetivos de mejora de toda su condición física mediante la restauración del peso a un nivel normal para su edad y talla y el posible desequilibrio electrolítico debido a las conductas purgativas en la bulimia.
  •     El área conductual, con los objetivos de normalización de la alimentación, modificación de los hábitos alimentarios y eliminación de las conductas purgativas.
  •     Área psicológica, con el objetivo de modificar la alteración de la imagen corporal y el miedo a incrementar peso, e intervenir sobre el afecto negativo.
  •     Área interpersonal y familiar, con el objetivo de intervenir sobre las habilidades sociales y las relaciones familiares conflictivas.